¿Sabes realmente a qué vino Leo?

0
135
visitas

El miércoles 7 de junio, Leonardo DiCaprio se reunió con el presidente Enrique Peña Nieto para discutir la situación de riesgo en la que se encuentra la vaquita marina. Detrás de todo esto aparece también el nombre de Carlos Slim, en mancuerna con el actor ganador del Óscar en 2015.

La vaquita marina o chochito (Phocoena sinus), es uno de los cetáceos más pequeños del mundo, su hábitat es un área muy reducida en el golfo de California, donde la actividad pesquera es una de las mayores fuentes de empleo para sus pobladores, lo que ha significado la muerte de varias vaquitas marinas al punto de que actualmente quedan alrededor de 30 ejemplares y posiciona a esta especie en riesgo inminente de extinción.
El actor Leonardo DiCaprio, en su interés en las cuestiones políticas, medioambientales y siendo reconocido como una de las figuras de Hollywood más influyentes en cuanto a ecología se refiere (viaja en aerolíneas comerciales, conduce un auto híbrido y su casa está tapizada de paneles solares), se ha dado a la tarea de asociarse con el poder, las redes sociales y celebridades para proteger al planeta, fue así como el miércoles pasado se reunió con el presidente Enrique Peña Nieto y el empresario Carlos Slim en la residencia de Los Pinos para proponer un plan de rescate y evitar la extinción del cetáceo más pequeño del mundo. Slim y DiCaprio se han comprometido económicamente para apoyar la causa.
En el acuerdo firmado llamado “Memorándum de entendimiento” (MOU por sus siglas en inglés), el presidente se compromete a planear un programa en los próximos 30 días en el que se incluirá la posibilidad de implementar medidas contra la pesca ilegal, vedar la zona y proponer apoyos económicos a los pescadores, así como la posibilidad de financiar un santuario para la reproducción de la especie en cautiverio en San Felipe, Baja California.
Todo lo anterior después de un llamado que por medio de redes sociales hizo el actor a la Presidencia de México, esto desde el pasado 11 de Mayo, y es que México es mal visto por las asociaciones ecologistas por desatender a especies en peligro de extinción, la foca monje del Caribe, por ejemplo, situaciones que las comunidades en las redes sociales ya no perdonarían y suelen castigar con el yugo de la vergüenza. Además de la proyección global y la buena publicidad que representa para el presidente, sobre todo ahora que Trump acaba de abandonar el Acuerdo de París.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here