TRENDING
TRENDING
TRENDING
portada
portada
portada
PANÓPTICO
PANÓPTICO
PANÓPTICO
PARACONOCER
PARACONOCER
PARACONOCER
INFOGRAFÍA2
INFOGRAFÍA2
INFOGRAFÍA2
INFOGRAFÍA
INFOGRAFÍA
INFOGRAFÍA
ASÍLASCOSAS
ASÍLASCOSAS
ASÍLASCOSAS

El outsourcing: ¿bueno o malo?

By  |  0 Comments

Mucho se ha discutido sobre la reciente Reforma Laboral en México. Que si es buena, que si es una amenaza para los trabajadores, que si beneficia sólo algunos, que si es legal, en fin. Por ello en esta publicación aprovecho para escudriñar un poco en el panorama de uno de los elementos controvertidos que es el OUTSOURCING.

Empecemos por entender su definición como una forma de subcontratación en la que la empresa “A” contrata los servicios de la empresa “B”, y esta a su vez emplea sus propios trabajadores para cumplir con el servicio contratado dentro de la empresa “A”.

A pesar de que normalmente esos trabajadores se encuentren físicamente laborando en la empresa A, en realidad su patrón es la empresa B, y por lo tanto es esta última la única que en teoría debe ser responsable de cumplir con las prestaciones y derechos laborales correspondientes.

Objetivo del outsourcing.

Que las empresas se enfoquen en el trabajo de su giro, y deleguen los otros trabajos especializados que no sean de su giro a empresas que se dediquen a ello, como por ejemplo a la nómina, a la limpieza, a servicios de informática, etcétera.

¿Qué fue lo que le dio al outsourcing tan mala fama?

Algunos patrones crearon empresas para simular la triangulación descrita anteriormente, con el único fin de separar a los trabajadores (colocándolos en la empresa creada) y así eludir el pago de ciertos conceptos o prestaciones. Un ejemplo específico es la participación de los trabajadores en las utilidades de la empresa, entre otras prestaciones y cuotas obrero patronales.

¡Pero ojo!, llegaron al absurdo de contratar en outsourcing a empleados que desempeñaban labores del giro propio de la empresa y no de actividades especializadas distintas. Es decir, una empresa de excavación que contrate excavadores de forma indirecta a través de la subcontratación podría meterse en problemas con la autoridad al no hacerse responsable de los derechos laborales de los trabajadores.

¿Es lícito el Outsourcing?

¡Por supuesto!

En realidad esta figura de subcontratación existe de forma lícita desde antes de la reforma laboral, únicamente que ahora se encuentra literalmente regulada en la Ley Federal del trabajo, con el propósito de que las empresas que utilicen esta figura lo hagan de acuerdo a lo establecido en la reforma y no haya lugar a “otras interpretaciones” sobre cómo utilizar esta figura en la práctica.

¿Verdadero o Falso?

Que los trabajadores correrían con menos prestaciones que si se encontraran en la nómina de la empresa para la que laboran físicamente en lugar de estar en la nómina de la empresa que presta el outsourcing: VERDADERO. Triste para los trabajadores, pero así es.

Que es ilegal la figura del ousourcing: FALSO. Ni antes de la reforma ni después ha sido ilegal.

Que es ilegal la simulación de outsourcing: VERDADERO.  Cualquier simulación jurídica que produzca un lucro indebido es a todas luces ilícita, sobre todo al ser en perjuicio de la clase trabajadora.

Que todos los trabajadores de una empresa pueden ser contratados por medio de outsourcing para que la empresa no tenga responsabilidad de pagar cuotas obrero patronales: FALSO. Únicamente pueden ser contratados los servicios distintos al giro propio de la empresa, de lo contrario se incurre en violación a la ley de la materia.

Y todo esto, ¿es bueno o malo?

En mi opinión esta forma de subcontratación afecta el ingreso y estatus de los trabajadores al no poder ser empleados de la empresa para la que realmente prestan sus servicios subordinados, ya que seguramente las prestaciones con esa empresa podrían ser mayores a las que recibirán en la empresa de outsourcing.

A pesar de que hoy en día las PyME’s se crean diariamente, la verdad es que esta reforma –como casi todas las que afectan el sector económico del país- fue impulsada por las grandes corporaciones que, queramos o no, manejan nuestro gobierno entre otros gobiernos de “países en desarrollo”.

Recordemos que nuestro país tiene firmados tratados internacionales que hay que cumplir, y muchos de ellos son relativos al Tratado de Libre Comercio. Básicamente nos dice que nos adaptemos a las empresas que vienen a invertir al país y “que nos dan trabajo a los mexicanos”. Por esa famosa inversión extranjera, se han sacrificado no sólo derechos laborales, sino ambientales, sociales, humanos, y propios de la soberanía del pueblo.

Me encantaría decirles a las PyME’s (que son las empresas con las que trabajo), que esta reforma es para ellas pero, aunque de forma indirecta se vean beneficiadas si es que contratan servicios de outsourcing, esto no fue pensado en ellas, sino en las grandes empresas.

La respuesta: El outsourcing NO es malo en sí mismo, simplemente es una forma distinta de funcionar, y es un recordatorio de que ser empleado no te da más estabilidad laboral que ser empresario. Tal vez es tiempo de que los mexicanos nos convirtamos en patrones, en dueños de nuestra empresa y no en empleados del sueño o negocio de alguien más, a menos que se nos respete con dignidad el trabajo que hacemos.

Lo que SÍ es malo en definitiva es la manera cobarde en la que una vez más las empresas extranjeras colonizan nuestra economía, a través de reformas que el gobierno se adjudica como logros y triunfos que le ganarán adeptos en las siguientes elecciones, y que no son más que obligaciones que tiene que cumplir con otros países gracias a los tratados firmados con ellos; obligaciones que son la garantía que tiene que dar México como pago de la deuda externa que el país tiene con dichos países y organizaciones internacionales (llámese Fondo Monetario Internacional FMI, Banco Mundial y OMC) .

Como bien alguien dijo una vez, la clase obrera es la nueva esclavitud de hoy en día. Está para reflexionar.

Como fuente de consulta sobre esta máscara de reformas implementadas en los países en desarrollo, les recomiendo ampliamente el libro de “La Maldita Trinidad” de Richard Peet, buenísimo, que nos hace entender quién está detrás de esta clase de reformas que no son malas en sí mismas, pero que sirven a propósitos inhumanos trayendo como consecuencia una realidad económica que hace a una sociedad colapsar en la pobreza, inflación, desempleo, que no son accidentes sino todo lo contrario, se calculan de forma “legal” para que el sistema monetario en el que vivimos siga a flote a costa de la mayoría y en beneficio de unos cuantos.

 

 

La opinión expresada en las columnas son responsabilidad del autor y no reflejan la ideología de la empresa.

Me gusta(0)No me gusta(0)

Licenciada en Derecho con Master en Abogacía Corporativa Internacional, Directora de PyME CORPORATE SERVICES SC., especialista en la Estructura Legal de las Pequeñas y Medianas Empresas, nacida en Chihuahua, ha ejercido su carrera a nivel nacional e internacional, vuelve a Chihuahua a capacitar legalmente a las PyME's para que tengan una mayor oportunidad de competir en el mercado, sin incurrir en cargas extras y obligaciones innecesarias.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>