Historia de la propaganda política en México.

La historia pasa, se repite, se encadena, se responde a sí misma, la política, por sí sola, es una respuesta y aunque la política será siempre política y a pesar de los giros, los colores que tome y hacia dónde se incline, las maneras en las que se manifiesta, se adaptará a cada época, para seguir repitiéndose, encadenándose y respondiendo.
La propaganda política en la época moderna surgió quizás en el siglo XIX durante la revolución francesa y la época napoleónica. Los gobernantes y políticos cayeron en cuenta de la necesidad de extender mensajes a la gente a través de medios de comunicación masiva. En aquel entonces, la propaganda en muros y papel. Tuvo un papel sin precedentes durante la Primera Guerra Mundial y durante la guerra de Vietnam.
En México las propagandas relevantes las tenemos desde el porfiriato y el movimiento revolucionario, recordemos por ejemplo el lema “Sufragio efectivo no reelección”, con el que firmaban todos los simpatizantes de la revolución en los documentos.
El objetivo era que fuera visto por todos, que se hablara de ello, se respirara y hasta se bebiera, cómo olvidar que las bebidas embotelladas traían propaganda, recordemos a Ernesto Zedillo, quien también promovió torretas con su nombre para que las portaran los vehículos, o bien, las botellas de tequila del PAN promocionando a Vicente Fox, así como los cigarrillos con mensajes de apoyo al ex presidente Gustavo Díaz Ordaz, etc.; sin contar los numerosos carteles y calcomanías que se apoderaban del paisaje urbano en las décadas de los 90´s y dosmiles, carteles que por cierto, ya están moderados y en algunos casos prohibidos según el lugar y el tiempo.
Actualmente, por ejemplo, todos los volantes y carteles que extiendan los candidatos deben ser de materiales reciclados y se ha prohibido el uso de materiales de plástico para propaganda, únicamente pueden elaborarse en material textil.
Todos estos artefactos con propaganda política, llámese llaveros, saleros, tortilleros, han ido quedando en el pasado pues el mensaje ha encontrado otra manera de esparcirse sin tanto costo.
En la actualidad consumimos más política y propaganda sin darnos cuenta, es un disparo de información que diario aparecen en las redes sociales, música, imágenes, infografías, videos, testimonios etc. Esto es porque en la actualidad, estamos casi obligados a mirar a nuestros dispositivos, también, los diseños han buscados ser más amigables a la vista y menos agresivos. Las actuales propagandas utilizan el color blanco, dejando del lado colores llamativos como el, rojo, el amarillo y el azul rey, para dar paso a una imagen más limpia.
Por otro lado, tenemos la propaganda gratuita que difunden en redes sociales los mismos usuarios, ya sea de forma negativa o positiva hacia algún candidato, por ahí dicen que santo que no es visto no es venerado y fue exactamente lo que hizo el ahora presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien a través de la polémica logró darse a conocer a nivel mundial mucho más que otros candidatos y la prueba está en que seguramente usted, lector, compartió o discutió, de manera positiva o negativa, algo del magnate Trump en redes sociales y en la vida cotidiana… y ganó.
Las estrategias de campaña son decisivas en los resultados de las encuestas y es que también los candidatos han optado por adoptar ideologías que favorezcan a sus simpatizantes para entrar a sus mentes por medio de la empatía, el odio o la simpatía.

La Crisis de la crisis de Cabada

Frente a una institución gubernamental estás expuesto a interminables ataques mediáticos vertidos por intereses políticos, económicos y hasta personales.
¿Se pueden evitar crisis mediáticas? Sí; ¿Se pueden administrar crisis mediáticas? Sí; ¿Se pueden contener crisis mediáticas? Sí.
La crisis es un evento que amenaza con generar contenido negativo y dañar la reputación a una institución, persona o compañía, el control es la acción que minimiza la probabilidad de un riesgo superior al evento ocurrido.
El pasado miércoles 7 de febrero el alcalde de Ciudad Juárez dio una rueda de prensa, que en lo personal consideró, fue un intento de control de crisis con fin de contener el problema mediático en el que está envuelto: la supuesta amenaza de muerte que él hizo al periodista Héctor González.
Me permitiré hacer algunas presunciones en las que considero que el Alcalde Cabada, en lugar de contener una crisis, se creó una aún más grande.
A continuación les presento los errores en comunicación que cometió el alcalde Armando Cabada:
  • La rueda de prensa careció de narrativa, ya que inició explicando el ajuste presupuestal que recibió Ciudad Juárez de parte de la Federación. Mata un tema importante que debió informarlo en otro escenario para darle la debida importancia.
  • En la rueda de prensa presentó un video en el que trata de plasmar la crítica “tergiversada” que el periodista hace de él: error garrafal, ya que muestra un video editado donde junta dos momentos, tendenciosos a victimizar al alcalde. No se necesita ser un experto en comunicación para concluir lo anterior.
  • El alcalde muestra contratos recibidos por concepto de publicidad que recibió el periodista Héctor González en las últimas 3 administraciones y le apuesta a que Televisa condene al periodista por recibir pagos de publicidad por fuera, y además, pide a la empresa derecho de réplica en los espacios de Joaquín López Dóriga y Carlos Loret de Mola. Aquí el error del alcalde es contundente y fulminante, es donde la crisis apenas comienza: al alcalde se le olvidó considerar que él pertenece a una empresa familiar que tiene toda la vida ofreciendo servicios de publicidad a entes gubernamentales por costos irrisorios. Es inocente que el alcalde piense que los periodistas antes mencionados van a tener compasión por el alcalde y le van a dar un derecho de réplica sin cuestionarle los contratos de su empresa.
  • Comete un gravísimo error al contradecir sus propias declaraciones. Al suceder los hechos el alcalde publica un post donde afirma que es la primera y última vez que va hablar sobre Héctor González (primera mentira), describe aquel incidente minimizándolo al decir que sólo le dijo en su cara que es un mentiroso y en la rueda de prensa confiesa que tomó una cerveza si acaso y que sí se desbordó de emociones al grado que hasta a su progenitora le recordó. Es decir la versión del post y la versión de la rueda de prensa no coinciden.
  • Por último, carece de creatividad, ya que intenta utilizar la misma estrategia del Gobernador de acusar a los críticos de chayoteros. Según Marco Sifuentes, uno de los principales estrategas de comunicación del país, (creador de la estrategia de campaña de Javier Corral) menciona que existen 10 mandamientos en la comunicación y el primero es: “Sé original sobre todas las cosas”.
En conclusión, considero que la estrategia de comunicación de contención de crisis que intento hacer el alcalde Armando Cabada y su equipo de comunicación fue pésima, y el resultado será una crisis dentro de la crisis.