Ya va por Zacatecas

 

El Gobernador Javier Corral Jurado ya llegó a Zacatecas en su “caravana de la dignidad” la cual es un llamado de atención (entre otras cosas y a otros cuantos) a la Presidencia de la República para que sea escuchado el gobierno chihuahuense y se entere México que al Estado de Chihuahua se le ha retenido el recurso federal como escarmiento a sus investigaciones y la presión que ha ejercido para que sea procesado el ex gobernador César Horacio Duarte, además de que el Gobierno de la República se sintió cimbrado por las declaraciones en contra de Peña Nieto que ha Hecho Javier Corral al, supuestamente, romper el “pacto de impunidad”.

Restan ya ocho paradas para que la caravana llegue a Ciudad de México, cuya fecha está programada para el 4 de febrero del 2018, por lo tanto, seguirán siendo interesantes los anuncios y declaraciones, además de los personajes que asistan a la caravana de Javier Corral en los próximos días y en sus determinadas paradas por el centro de la república.

Por lo pronto, mientras esperamos la llegada de corral a la capital del país, no podemos hacer más que sólo suposiciones y quizá una que otra apuesta.

¿Pondrá Peña en práctica la nueva Ley de Seguridad Interior? ¿Estará presente alguna autoridad de la Secretaría de Hacienda o del Gobierno de la República? ¿Cuál es la posición de Meade al respecto? Todo es Política, no perderá huella.

Su lucha: Javier Corral ataca con la identidad chihuahuense

El 14 de enero del 2018, se celebró una reunión pública en la Plaza del Ángel en la ciudad de Chihuahua; la reunión conocida con el nombre de: “Unidos con valor, por la defensa y la dignidad del pueblo de Chihuahua”, Javier Corral abrió con un discurso en el que pide a los chihuahuenses sumarse a la lucha contra la corrupción y la impunidad que aqueja a nuestro país. te presentamos un análisis de lo bueno, lo malo y lo imposible en el discurso del gobernador.

Lo bueno

El mayor acierto es quizás el llamado a la unidad.
Javier Corral en su discurso ha sido totalmente cuidadoso, se ha apegado a las nuevas o más bien, reposicionadas normas morales y ha tenido el tacto de ser influyente, no partidista, colaborativo y hace partícipe a todo quien desee hacer frente a la corrupción y la impunidad.
Corral Jurado pone sobre el juego una carta importante, el “orgullo chihuahuense”, está rescatando los valores patrios que se han extinguido con la creciente información e influencia que las nuevas generaciones hemos sido capaces de adoptar. Nadie puede luchar por un ideal si primero no se tiene identidad, ¿quién soy y para qué soy? la respuesta a esto devendrá en una segunda interrogante, ¿por y para qué quiero luchar? los ideales por alcanzar son una búsqueda que reafirma la identidad.
Aguerridos y valientes, los “mártires de la democracia” es el modelo de chihuahuense que quiere inculcar Corral y su gobierno en los ciudadanos, teniendo como meta la figura de Abraham González. La identidad es muy importante para el Gobernador, aunque esta parte del punto no resulta tan buena si recordamos que mandó pintar al estado de   azul.
Es bueno también el concepto que busca propagar, es decir, si un gobernador realmente está interesado en ocupar su cargo y fama para luchar contra la corrupción y la impunidad. En teoría, es un argumento positivo. Defender la soberanía y la dignidad del éste estado y cualquiera es también un punto notable, puesto que ha sido completamente descuidado por los gobiernos federales de éste siglo y la mayoría del pasado y aunque es verdad que nuestra cultura tiende a la centralización, no deberíamos estar de acuerdo en que esto sea un vehículo para la ilicitud.
Otra ventaja de Corral en este discurso fue su defensa hacia las críticas y las campañas en su contra que se crearon en los medios, puesto que los incriminó de ser instrumento de corrupción.Por otro lado, ningún representante del Frente Ciudadano acompañó al gobernador de Chihuahua ya que él mismo indicó que no quería que su lucha se confunda con propósitos partidistas.
Otra estrategia fue el esconder o minimizar algún error que la administración de Corral haya cometido, algún manejo de fondos poco provechoso o poca actividad mediática, puesto que con esto de los 780 millones de pesos que supuestamente el Gobierno Federal está reteniendo para Chihuahua, a los ciudadanos les parecerá que cualquier inconveniente económico en el estado será a causa de este hueco en el presupuesto, además, recordemos que la mayor crítica ante el gobierno de Corral, sobre todo después de su primer informe de gobierno fue el no haber hecho nada, o el parecer que no estaba haciendo nada. Ahora, con este evento o espectáculo, como quieran verlo, pues va a ser imposible no tener en la mente a Javier Corral a nivel nacional y mínimo el “No hizo nada” se va a disolver en el orgullo del gobernador.

Lo malo

Todo lo que se pueda escribir en este apartado responde directamente con lo bueno, por ejemplo el que la administración gubernamental esté disponiendo de la ciudadanía para enfrentar a los ciudadanos hacia lo que debe responder el gobierno, aunque es verdad que culpamos al gobierno de todas nuestras desgracias, cuando como ciudadanos no somos responsables, tenemos una crisis de ética, comportamiento, orden e irresponsabilidad, poco se ha trabajado para que sea más justa y digna la vida de quienes conformamos el pueblo, el aumento en los impuestos, el precio, el descuido al campesino y sobre todo la crisis de seguridad que ha repuntado en el estado y sin hacernos de la vista gorda en la mayoría de las entidades del país, aunque es verdad que esto es el blanco para los medios que buscan desprestigiar la administración del panista, quizás como una estrategia desesperada, pero no podemos negar los hechos.
En tanto a lo económico, el gobernador ha hecho un llamado a que los chihuahuenses paguen sus impuestos y a que los morosos se pongan al corriente, cuando basta con salir a la calle para darnos cuenta de que el dinero escasea, que los negocios están estancados, que los sueldos son más bajos, que tanto amas de casa como empresarios temen que el salario mínimo suba, porque esto responde a un incremento en los precios. Los productores de materia prima están en un grito porque la ganancia es insuficiente con respecto al precio de producir en un contexto en el que todo es cada vez más caro y tras una inflación histórica del 6.7%. A pesar que, en gran parte, esto es ocasionado por el mal manejo de los recursos, llámese incompetencia o corrupción, los gobiernos no han puesto la atención ni la consideración suficiente ante esta realidad.
Otra es que en el discurso del gobernador no se ven soluciones financieras, simplemente le tapa el ojo al macho con un “vamos a ver cómo le hacemos” en lugar de exponer estrategias bien fundamentadas.
Un gran error en el discurso es que todas las respuestas ante las críticas que se le han hecho a su gobierno están formuladas en tiempo futuro, lo que evidencía o da a entender que en el presente no se está haciendo nada para enfrentar estos problemas.

Lo imposible.

Menciona Javier Corral que esta lucha es una segunda Revolución Mexicana, que se llevará a cabo sin armas. “será una revolución de las conciencias contra la corrupción y la impunidad que es el cáncer que destruye la vida nacional.”
Aquí la ironía es que incluso en la “primera” revolución mexicana, la lucha se dio, en realidad, por intereses políticos (la historia se repite, por que no nos la sabemos, o porque el mundo es cíclico) al final de la Revolución Mexicana, en la década de 1920.
En la novela “Se llevaron el cañón para Bachimba” de Rafael F. Muñoz, se retrata un escenario en el que quienes luchaban por la revolución política, acabaron confundidos al no saber por qué peleaban, ni para quién, ya que todo obedeció a intereses económicos por parte de Huerta y Obregón, lo que hace que quede devaluada la imagen e identidad del mexicano de la revolución que hasta la fecha nos da la misma imagen e identidad a nosotros, sobre todo a los ciudadanos de “El estado grande”. En la novela citada, se trata de dibujar una imagen definitoria del mexicano del norte, que va más allá del bando político en el que peleaban, del dinero que no tenían o por el que luchaban, el resultado es una identidad que responde a elementos telúricos y espirituales que forjan al chihuahuense y en sí al mexicano.
Por lo anterior, consideramos que en el discurso se establecen los ideales equivocados, porque terminan siendo los propios del gobernador, por medio de una problemática que en general nos afecta al país.
Por un lado podemos entender los hechos, México vive en una crisis de corrupción e impunidad, pero resolverlo no debe ser en el soberbio pensamiento de dignificar a Chihuahua como a la vocecilla de un niño al decir: “Mira mami, lo hice yo”. Por más justas que sean y por más razón que tengan, este tipo de campañas nunca van a estar exentas de tintes políticos o partidistas, es prácticamente imposible por el escenario, el contexto y los personajes: son los azules luchando contra los rojos y es tanto una campaña de desprestigio decir que los unos son corruptos, como el decir que los otros se están aprovechando de ello para hacer una campaña mediática que favorezca a una ideología a un paso de las elecciones del 2018, también, que este tipo de acciones perjudiquen el saludable desarrollo de la ya cada vez más increíble democracia. Cada una con sus debidas y obvias proporciones que espero hayan quedado en su juicio.
Los comentarios, puntos de vista y recomendaciones son muy importantes para Todo es Política, por lo que esperamos que nos compartas y comentes nuestras publicaciones.

El Caso Odebrecht

El Caso Odebrecht se clasifica como la mayor red de sobornos extranjeros de la historia. Suiza, EE. UU. y Brasil se unieron para desmantelar la red orquestada por Marcelo Odebrecht. Salieron a la luz las irregularidades de la compañía con 11 países de Latinoamérica, incluido México.

El peligro

Marcelo Odebrecht, es un empresario brasileño propietario y dirigente de una constructora cuya magnitud alcanza una cobertura en 28 países y 168,000 empleados. Estamos frente a la empresa constructora más grande de América Latina. Su omnipresencia en los países de América, la demanda y excesivo capital que maneja Odebrecht, atrajo la atención del gobierno estadounidense, quien, con la ayuda de otras organizaciones, puso en jaque al “rey negro” del tablero, Marcelo Odebrecht, y tras intensas investigaciones quedó tras las rejas al descubrirse una extensa red de corrupción internacional durante el 2015.

La negociación

Luego de que se condenara a Marcelo durante 19 años de prisión, la fiscalía brasileña negoció con el empresario reducir a la mitad su condena a cambio de los nombres de los sobornados. Al principio, Marcelo se negó rotundamente pero un descuido y la avidez de algún investigador dieron con un documento donde estaban apuntados los nombres de los “beneficiarios”, lo cual dejó a Odebrecht la única opción de aceptar el trato y que distintos funcionarios de su empresa declararan también, dando como resultado un amplio catálogo de nombres pertenecientes al mundo político, empresarial y gubernamental de al menos 11 países confirmados: Argentina, Brasil, Panamá, Venezuela, República Dominicana, Colombia, Ecuador, Perú, Chile y México.

El Escándalo

El caso levantó el polvo de los países implicados, la economía y la política de Latam quedó cimbrada y hubo una explosión mediática durante el mes de abril del 2017, cuando se levantó el secreto de sumario.
En Argentina se vieron salpicados Néstor y Cristina Kirchner, incluso el actual presidente Mauricio Macri; en Brasil se ordenó investigar a los tres últimos presidentes —el presidente en curso tiene inmunidad—;en Colombia fue financiada parte la campaña de juan Manuel Santos por Odebrecht; en Perú, la fiscalía pidió 18 meses de prisión preventiva al ex presidente Alejandro Toledo por recibir 20 millones de dólares por parte de la compañía brasileña, entre muchos, pero muchos otros casos de los países que aquí someramente son mencionados. En total —según cifras del país—, se habla de por lo menos 676 millones de dólares en sobornos, hasta ahora conocidos.

Lo Extraño

Hemos excluido hasta ahora la relación de México con Odebrecht, y es que la prensa mantuvo un silencio respecto al caso, muy pocos hablaron sobre el Odebrecht en nuestro país y si bien, con 10.5 millones de dólares, México es —de los países y datos hasta ahora conocidos— el destino con la menor cifra de dinero corrupto introducido por Odebrecht, es extraño que no hubiera movimiento mediático al respecto, siendo que según las investigaciones, la empresa que fue acreedora del soborno brasileño no es otra sino Pemex, dinero que fue supuestamente recibido por su ex director general Emilio Lozoya Austin.
Según un artículo de Forbes México, las transacciones fueron hechas durante el año 2012, en plena contienda electoral, cuando Lozoya —en ese entonces a cargo de la Coordinación de Vinculación Internacional en la campaña de EPN— pidió a Odebrecht 5 millones de dólares como pago para facilitar el posicionamiento de dicha empresa en Veracruz cuyas transferencias fueron hechas hacia Latin American Asia Capital Holding, empresa ligada con Emilio Lozoya, según datos de MCCI, (Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad).
Odebrecht se acercó a las campañas de todos los países en los que se encuentra presente para ofrecer financiamiento a cambio de posicionar a su empresa en obras públicas.
Se habla también de dinero entregado a funcionarios del gobierno de Felipe Calderón.

En espera

Pemex ha declarado que hará las investigaciones pertinentes y se apegarán totalmente a la ley ya que no dejarán pasar por alto la corrupción dentro de la empresa de petróleos. En México la PGR inició investigaciones a 19 funcionarios tras una denuncia en enero del 2017. Según Animal Político, la PGR mantendrá en confidencialidad las investigaciones, reportes e informes del caso durante 5 años.
El caso Odebrecht, no ha pasado totalmente desapercibido en México, sin embargo, sí se ha mantenido, oculto o relegado. Los medios a mitad de abril, mes en el que se desató el escándalo al ser revelados los nombres, no pararon de hablar sobre la captura de Javier Duarte en Guatemala —Guatemala también está manchada por la corrupción de Odebrecht con 18 millones de dólares—, por otro lado, las autoridades mexicanas no le han dado prioridad al asunto y sus declaraciones resultan artificiosas y evasivas.