Historia de la propaganda política en México.

La historia pasa, se repite, se encadena, se responde a sí misma, la política, por sí sola, es una respuesta y aunque la política será siempre política y a pesar de los giros, los colores que tome y hacia dónde se incline, las maneras en las que se manifiesta, se adaptará a cada época, para seguir repitiéndose, encadenándose y respondiendo.
La propaganda política en la época moderna surgió quizás en el siglo XIX durante la revolución francesa y la época napoleónica. Los gobernantes y políticos cayeron en cuenta de la necesidad de extender mensajes a la gente a través de medios de comunicación masiva. En aquel entonces, la propaganda en muros y papel. Tuvo un papel sin precedentes durante la Primera Guerra Mundial y durante la guerra de Vietnam.
En México las propagandas relevantes las tenemos desde el porfiriato y el movimiento revolucionario, recordemos por ejemplo el lema “Sufragio efectivo no reelección”, con el que firmaban todos los simpatizantes de la revolución en los documentos.
El objetivo era que fuera visto por todos, que se hablara de ello, se respirara y hasta se bebiera, cómo olvidar que las bebidas embotelladas traían propaganda, recordemos a Ernesto Zedillo, quien también promovió torretas con su nombre para que las portaran los vehículos, o bien, las botellas de tequila del PAN promocionando a Vicente Fox, así como los cigarrillos con mensajes de apoyo al ex presidente Gustavo Díaz Ordaz, etc.; sin contar los numerosos carteles y calcomanías que se apoderaban del paisaje urbano en las décadas de los 90´s y dosmiles, carteles que por cierto, ya están moderados y en algunos casos prohibidos según el lugar y el tiempo.
Actualmente, por ejemplo, todos los volantes y carteles que extiendan los candidatos deben ser de materiales reciclados y se ha prohibido el uso de materiales de plástico para propaganda, únicamente pueden elaborarse en material textil.
Todos estos artefactos con propaganda política, llámese llaveros, saleros, tortilleros, han ido quedando en el pasado pues el mensaje ha encontrado otra manera de esparcirse sin tanto costo.
En la actualidad consumimos más política y propaganda sin darnos cuenta, es un disparo de información que diario aparecen en las redes sociales, música, imágenes, infografías, videos, testimonios etc. Esto es porque en la actualidad, estamos casi obligados a mirar a nuestros dispositivos, también, los diseños han buscados ser más amigables a la vista y menos agresivos. Las actuales propagandas utilizan el color blanco, dejando del lado colores llamativos como el, rojo, el amarillo y el azul rey, para dar paso a una imagen más limpia.
Por otro lado, tenemos la propaganda gratuita que difunden en redes sociales los mismos usuarios, ya sea de forma negativa o positiva hacia algún candidato, por ahí dicen que santo que no es visto no es venerado y fue exactamente lo que hizo el ahora presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien a través de la polémica logró darse a conocer a nivel mundial mucho más que otros candidatos y la prueba está en que seguramente usted, lector, compartió o discutió, de manera positiva o negativa, algo del magnate Trump en redes sociales y en la vida cotidiana… y ganó.
Las estrategias de campaña son decisivas en los resultados de las encuestas y es que también los candidatos han optado por adoptar ideologías que favorezcan a sus simpatizantes para entrar a sus mentes por medio de la empatía, el odio o la simpatía.