Asaltan el Parlamento de Kenia; varios muertos

Asaltan el Parlamento de Kenia; varios muertos

La policía abrió fuego el martes contra manifestantes que intentaban asaltar la legislatura de Kenia, dejando al menos cinco manifestantes muertos, decenas heridos y secciones del edificio del parlamento incendiadas mientras los legisladores aprobaban en su interior una ley para aumentar los impuestos.

En escenas caóticas, los manifestantes abrumaron a la policía y la persiguieron en un intento de tomar por asalto el recinto del parlamento. Se podían ver llamas saliendo del interior. La policía abrió fuego después de que los gases lacrimógenos y los cañones de agua no lograron dispersar a la multitud.

Periodistas en la escena contaron los cadáveres de al menos cinco manifestantes frente al Parlamento. Una paramédica, Vivian Achista, dijo que al menos 10 habían sido asesinados a tiros. Otro paramédico, Richard Ngumo, dijo que más de 50 personas habían resultado heridas por disparos. Estaba subiendo a dos manifestantes heridos a una ambulancia frente al Parlamento.

También se produjeron protestas y enfrentamientos en varias otras ciudades y pueblos del país. El presidente del Parlamento, Moses Wetangula, ordenó al inspector general de policía que proporcionara información sobre el paradero de aquellos que, según la oposición, fueron secuestrados por la policía.

¿Por qué están protestando contra el gobierno en Kenia?

El Parlamento aprobó el proyecto de ley de finanzas y lo llevó a una tercera lectura por parte de los legisladores. El siguiente paso es enviar la legislación al presidente para su firma. Si tiene alguna objeción, puede devolverla al Parlamento. Los manifestantes se oponen al aumento de impuestos en un país que ya se tambalea por una crisis del costo de vida, y muchos también piden la renuncia del presidente William Ruto.

Ruto ganó una elección hace casi dos años con una plataforma de defensa de los trabajadores pobres de Kenia, pero se ha visto atrapado entre las demandas contrapuestas de prestamistas como el Fondo Monetario Internacional (FMI), que insta al gobierno a reducir los déficits para acceder a más financiación, y una población bajo presión.

Los kenianos han estado luchando para hacer frente a varias crisis económicas causadas por el impacto persistente de la pandemia de COVID-19, la guerra en Ucrania, dos años consecutivos de sequías y la depreciación de la moneda. El proyecto de ley de finanzas pretende recaudar 2 mil 700 millones de dólares adicionales en impuestos como parte de un esfuerzo por aliviar la pesada carga de la deuda, en la que solo los pagos de intereses consumen el 37% de los ingresos anuales.

El gobierno ya ha hecho algunas concesiones, prometiendo eliminar los nuevos impuestos propuestos al pan, al aceite de cocina, a la propiedad de automóviles y a las transacciones financieras, pero eso no ha sido suficiente para satisfacer a los manifestantes.

Las protestas del martes comenzaron en un ambiente festivo, pero a medida que aumentaba la multitud, la policía lanzó gases lacrimógenos en el Distrito Central de Negocios de Nairobi y en el barrio pobre de Kibera. Los manifestantes buscaron refugio y lanzaron piedras contra las líneas policiales.

La policía también disparó gases lacrimógenos en Eldoret, la ciudad natal de Ruto en el oeste de Kenia, donde multitudes de manifestantes llenaron las calles y muchos negocios cerraron por temor a la violencia. También estallaron enfrentamientos en la ciudad costera de Mombasa y hubo manifestaciones en Kisumu, en el lago Victoria, y en Garissa, en el este de Kenia, donde la policía bloqueó la carretera principal al puerto somalí de Kismayu.

En Nairobi, la gente coreaba «Ruto debe irse» y la multitud cantaba en swahili: «Todo puede ser posible sin Ruto». Se escuchaba música por altavoces y los manifestantes ondeaban banderas kenianas y hacían sonar silbatos en las horas previas a la escalada de violencia.

¿Desde cuándo llevaban protestando contra la reforma?

Miles de personas salieron a las calles de Nairobi y otras ciudades durante dos días de protestas la semana pasada, mientras un movimiento en línea liderado por jóvenes cobraba impulso.

El domingo, Ruto elogió a los manifestantes y dijo que habían actuado de manera pacífica y que el gobierno los apoyaría para seguir adelante. Sin embargo, si bien los manifestantes se centraron inicialmente en el proyecto de ley de finanzas, sus demandas se han ampliado para exigir la renuncia de Ruto.

La oposición se negó a participar en la votación en el Parlamento, gritando «rechazo, rechazo» mientras la Cámara iba examinando los puntos uno por uno. El proyecto de ley será sometido a una tercera y última votación por aclamación en el pleno de la Cámara.

El Ministerio de Finanzas dice que las enmiendas abrirían un agujero de 200 mil millones de chelines kenianos (mil 560 millones de dólares) en el presupuesto 2024/25 y obligarían al gobierno a realizar recortes de gastos o aumentar los impuestos en otras áreas.

«Están haciendo un presupuesto para la corrupción», dijo el manifestante Hussein Ali, de 18 años. «No cederemos. Es el gobierno el que va a dar marcha atrás. No nosotros».

El presidente William Ruto se encontraba fuera de la capital asistiendo a un retiro de la Unión Africana. El domingo, dijo que estaba orgulloso de los jóvenes que habían salido a ejercer su deber democrático y dijo que hablaría con ellos sobre sus preocupaciones.

Excélsior.