Desdeñan urgencia de Marcelo Ebrard

Desdeñan urgencia de Marcelo Ebrard

La reunión entre el Presidente Andrés Manuel López Obrador y las llamadas «corcholatas» morenistas sí provocó ajustes en las fechas para arrancar el proceso interno y motivó que algunos aspirantes pisaran el acelerador para posicionarse.

Sobre el encuentro del 28 de abril entre el Presidente Andrés Manuel López Obrador y los aspirantes presidenciales, el líder nacional de Morena, Mario Delgado, reconoció: «Yo creo que lo que cambia en ellos es la percepción (de los tiempos) porque el Presidente les dijo que se estará ya, dentro de muy poco, en la ruta para definir (al aspirante)».

Tras ese encuentro, el más preocupado ha sido Ebrard, por lo que en los últimos 13 días sus operadores se movilizaron para pintar decenas de bardas en todo el País, principalmente en el Valle de México, y hacer más promoción en redes sociales sobre la omisión de la dirigencia nacional al no establecer reglas.

Mientras que el Secretario de Gobernación, Adán Augusto López, acudió a eventos que no tienen nada que ver con política interna. Por ejemplo, el martes estuvo en Baja California revisando programas de vialidades, luminarias y deporte.

«No vamos a actuar de manera unilateral en el partido, y la unidad parte de escucharlos, tomarlos en cuenta, saber sus inquietudes y todas esas dudas que ellos tienen. Ver cómo las logramos resolver y cómo las conciliamos para tener un proceso en el que todos estemos de acuerdo y todos nos comprometamos a respetar los resultados», argumentó Delgado.

Mientras Ebrard exige celeridad en reglas, Claudia Sheinbaum y Adán Augusto López piden paciencia y Ricardo Monreal acentuó su discurso de respetar el resultado, pero se echó para el frente a la hora de defender el proyecto de la 4T en su confrontación con el Poder Judicial.

Delgado intenta «entretener» durante mayo a las llamadas corcholatas, para que, separados, acudan los fines de semana de la campaña en Coahuila, y durante la última semana del mes al Estado de México.

«Sería un gravísimo error que nos volquemos ya en la agenda del 2024, que comencemos a hablar de calendarios, requisitos, renuncias, debates, porque de entonces las elecciones en el Estado de México y Coahuila van a quedar en segundo plano», advierte.

Así, se confirma que será entre el 8 y 10 de junio cuando se realice un encuentro entre la dirigencia nacional y las llamadas «corcholatas».

La convocatoria se emitirá en julio, y la primera encuesta se efectuaría entre julio y agosto. Después de dicho sondeo nada está claro.

Los aspirantes podrán proponer cuándo quieren que se haga una segunda encuesta o si la fecha de aplicación dependerá del Presidente de la República.

Una de las exigencias del Canciller Marcelo Ebrard es que todos los funcionarios renuncien pronto, pues con ello estarían en las mismas condiciones de competir, sin usar sus cargos o convenios de promoción en medios para visibilizarse.

«De acuerdo a la ley, las precampañas inician la tercera semana de noviembre, ahí es donde tendría que haber la renuncia de los funcionarios. El renunciar antes ¿para qué? para hacer actos de proselitismo, evidentemente nos pondría en un gravísimo riesgo de caer en actos anticipados de campaña», afirmó Delgado.

Así, durante las próximas cuatro semanas, la dirigencia nacional de Morena verá, desde las gradas, la pelea entre los aspirantes presidenciales, hasta que se reúnan y pacten las reglas.

«Se va a poner más intenso, habrá más tensión entre los equipos. Si quieres ser Presidente de una Nación mínimo debes demostrar que tienes disciplina y liderazgo entre la gente que te apoya y que no anden haciendo locuras», apuntó.