EU alista Quédate en México 2.0

EU alista Quédate en México 2.0

Legisladores latinos y organizaciones civiles advirtieron esta semana que la administración del presidente estadounidense, Joe Biden, se prepara para imponer medidas fronterizas idénticas a las que implementó Donald Trump, que obligaron a la mayoría de los migrantes a permanecer del lado de la frontera mexicana.

Algunos funcionarios revelaron a organizaciones que, entre otras medidas, las autoridades fronterizas cerrarán el paso de migrantes a través de la frontera si el flujo excede a cinco mil personas por día; actualmente más de diez mil personas cruzan diario la frontera en busca de asilo.

Otras medidas previstas son aumentar deportaciones, especialmente a quienes han estado en el país menos de dos años sin iniciar procesos de asilo, así como aumentar los filtros a quienes solicitan asilo.

Una coalición nacional de organizaciones llamada Bienvenidos con Dignidad advirtió que las medidas crearán una situación caótica en la frontera.

Informó que la administración ya ha aceptado implementar ese tipo de medidas como parte de un paquete de ayuda financiera a Israel en su campaña en Gaza, a Ucrania que enfrenta la invasión rusa, y a Taiwán ante potenciales enfrentamientos.

La administración trata de aceptar esos cambios en migración como requisito que impone el Congreso, de mayoría republicana, para apoyar el paquete de ayuda a esos tres países.

Como el Congreso está por salir de vacaciones de fin de año y regresará hasta la primera semana de enero, la administración trata de aprobar el acuerdo lo antes posible.

Dijo que la Casa Blanca “ha manifestado su apoyo a eliminar protecciones a los refugiados, lo que acabaría con las garantías que salvan vidas de las personas que buscan seguridad, y aumentaría el caos en la frontera entre Estados Unidos y México, además de expandir las deportaciones aceleradas de inmigrantes en Estados Unidos”.

El senador latino de California, Alex Padilla, y la presidenta de la bancada latina en el congreso, también de California, Nanette Barragán, cuestionaron conjuntamente que la Casa Blanca acepte las imposiciones del Congreso de mayoría republicana.

De acuerdo con Padilla y Barragán, “cortar los caminos legales y deportar a los residentes, a largo plazo no reducirán la migración no autorizada, sólo exacerbarán nuestra situación actual, con mayores desafíos”.