Exige Morena disculpa pública del PAN por agresión a brigadistas

Exige Morena disculpa pública del PAN por agresión a brigadistas

El dirigente estatal del Partido Acción Nacional (PAN), Gabriel Díaz Negrete, tienen la obligación de dar una disculpa pública por la agresión que hizo una militante panista, contra seis brigadistas de Morena. Así lo reclamaron la presidenta del Comité Directivo Estatal de Morena, Myrna Brighite Granados de la Rosa, y Luis Rascón, representante del partido en el Distrito VIII Federal, durante la conferencia de prensa que ofrecieron este martes, y responsabilizaron a estas autoridades de los hechos similares que puedan ocurrir próximamente.

Esto, en relación con al ataque que hiciera una mujer identificada como Reyna Arellano, quien arrojó piedras contra simpatizantes morenistas que intentaron repartir propaganda en la colonia Cerro Prieto, de la capital chihuahuense, este pasado viernes 19, según incluso fue grabado en un video que tuvo una gran difusión en redes sociales.

De acuerdo a Luis Rascón, Arellano es empleada en la Dirección de Servicios Públicos Municipales del Ayuntamiento, desde el 7 de noviembre de 2018, se asume como líder de la militancia panista en el referido sector, y existen varias fotografías públicas en las que aparece abrazada de la gobernadora y del alcalde.

El representante morenista consideró que la agresión fue resultado del “discurso de odio” que han emitido tanto Maru Campos, como Marco Bonilla, y Gabriel Díaz.

La conferencia de prensa estuvo acompañada por diputadas y diputados locales por Morena, e integrantes de la estructura política del partido, quienes respaldaron la demanda de sus dirigentes.

Además de exigirle a las autoridades que garanticen la seguridad pública durante el proceso electoral vigente, anunciaron que acudirían en grupo, a la colonia donde se registró la agresión.

Esto fue cuestionado por los medios de comunicación, pues podría asumirse como un acto de provocación.

Al respecto, el partido respondió que solo se trataba de informar que estarían ejerciendo su derecho a la actividad política y las autoridades encargadas de garantizar el orden, estaban obligadas a prestar atención.

Por Heidi Rodríguez Reynoso.