Hunter Biden a juicio por mentir cuando compró un arma en 2018

Hunter Biden a juicio por mentir cuando compró un arma en 2018

EFE.- Una corte de apelaciones de Estados Unidos despejó este jueves el camino para que Hunter Biden, el hijo del presidente estadounidense Joe Biden, se enfrente el próximo junio a un juicio por haber comprado una pistola en 2018 mintiendo al afirmar que no consumía drogas.

Nunca antes en la historia reciente de Estados Unidos, el hijo de un presidente en activo se ha enfrentado a juicio.

En concreto, tres jueces del tribunal de apelaciones del Tercer Circuito en Filadelfia, con jurisdicción sobre Delaware, donde se produjeron los hechos, allanaron el terreno para que se celebre el proceso al desestimar el recurso presentado por la defensa de Hunter Biden para que se desestimaran los cargos en su contra.

La corte determinó que no podía hacerlo porque el tribunal donde está imputado, en Wilmington (Delaware), no ha alcanzado un veredicto final.

De hecho, tras conocerse el fallo de la corte de apelaciones, el juez a cargo del caso ordenó que el juicio a Hunter Biden comience el 3 de junio en Wilmington y explicó que durará entre tres y seis días.

En respuesta, Abbe Lowell, uno de los abogados del hijo del presidente estadounidense, dejó entrever en un comunicado que prevé presentar un recurso ante la totalidad de los jueces de la corte de apelaciones, lo que podría retrasar el inicio.

“Creemos que los asuntos que forman parte del caso son demasiado importantes y ameritan una revisión adicional“, indicó.

Hunter Biden se ha declarado no culpable de los tres cargos que se le imputan por la compra y posesión ilegal de armas, delitos que conllevan una pena máxima de 25 años de cárcel, si bien las sentencias suelen ser menores para quienes carecen de antecedentes penales.

Específicamente, está acusado de haber mentido en un formulario que tuvo que rellenar cuando, en octubre de 2018, compró en una tienda de Wilmington un revólver Colt Cobra de calibre 38.

Por ello, se le acusa de dos cargos por haber hecho declaraciones falsas, el primero por haber marcado una casilla en el formulario donde aseguraba que no era adicto a las drogas y el segundo por haber entregado esa información a la tienda sabiendo que era falsa.

El tercer cargo se debe a que poseyó esa arma durante 11 días, pese a que sabía que tenía una adicción a las drogas.

Hunter Biden, de 54 años, ha reconocido públicamente que durante décadas ha luchado contra la adicción al alcohol y las drogas, que se vio agravada tras la muerte de su hermano Beau en 2015 por un tumor cerebral.

Cuando compró la pistola, en 2018, estaba inmerso en una espiral de depresión tras haberse divorciado de Kathleen Buhle, con la que tuvo tres hijos y, además, atravesaba un momento especialmente difícil con su adicción al crack, según narró en sus memorias “Beautiful Things“, publicadas en 2021.

Los cargos contra Hunter Biden son el resultado de una investigación que se abrió en 2018 durante el gobierno de Donald Trump (2017-2021) y que el propio exmandatario, futuro candidato republicano para las elecciones de noviembre, ha usado para atacar a Biden.

El hijo del presidente se enfrenta a otro juicio en California, cuyo inicio está previsto para el 20 de junio y en el que se le acusa de haber evadido el pago de 1.4 millones de dólares en impuestos. 

Latinus.