No habrá cara a cara en el tercer debate

No habrá cara a cara en el tercer debate

Las coaliciones Morena-PT-PVEM, PAN-PRI-PRD y el partido Movimiento Ciudadano impusieron su voluntad en la mesa de representantes para los debates presidenciales.

El Instituto Nacional Electoral (INE) aceptó modificar el formato para el tercer debate, a realizarse el próximo domingo 19 de mayo, para que en el cuarto bloque los tres aspirantes no se lancen preguntas entre ellos y, en su lugar, los moderadores se las formulen.

Desde días pasados y previo a la reunión de ayer, los representantes de Claudia Sheinbaum, Xóchitl Gálvez y Jorge Álvarez Máynez se unieron para exigir la modificación del encuentro, por lo que se acordó que cada contendiente enviará 15 preguntas como propuesta, a fin de que los moderadores las usen para cuestionar a los aspirantes.

Previo a la reunión, Max Cortázar, enviado de Gálvez, confirmó que los tres representantes plantearían los cambios y pidió a los consejeros electorales entender que los debates no son para “improvisar y buscar nuevos formatos”.

Los temas del tercer y último encuentro entre presidenciables son: política social, inseguridad y crimen organizado; migración y política exterior, mientras que democracia, pluralismo y división de Poderes integran la agenda del cuarto bloque.

Partidos se imponen; debate, sin cara a cara

Los representantes ante el INE Consideran que enredaría las cosas con las preguntas cruzadas en lugar de propiciar que las candidaturas discutan sus propuestas

Las coaliciones y MC se impusieron en la mesa de representantes para los debates y modificar el formato del tercer encuentro que se llevará a cabo el próximo 19 de mayo, por lo que eliminaron el cuarto bloque del debate en el que habría un segmento “cara a cara” en el que se realizarían preguntas cruzadas entre las candidaturas.

Desde días pasados y previo a la reunión de ayer jueves, los representantes de Sheinbaum, Gálvez y Máynez se unieron para exigir la modificación, por lo que se propuso que cada coalición y partido envíe 15 preguntas, cinco por cada tema, a fin de que las moderaciones las utilicen para cuestionar a las candidaturas.

En adición, los demás segmentos no iniciarán con preguntas sino con un minuto de presentación de cada candidatura de sus propuestas y luego vendrán las preguntas con una bolsa de tiempo para ahondar en el tema y debatir entre los contrincantes.

Los temas de este debate son política social, inseguridad y crimen organizado, migración y política exterior, mientras que los temas de democracia, pluralismo y división de poderes se contemplaba con el formato cara a cara en el cuarto bloque.

Previo a su entrada a la reunión, Max Cortázar, representante de Xóchitl Gálvez, confirmó que los tres representantes plantearían los cambios a las consejerías.

Pidió a las consejerías entender que los debates no son para “improvisar y buscar nuevos formatos”.

Consideró que los formatos acartonados no permiten el debate, y lo mejor sería dar una pregunta, y a cada candidatura, una bolsa de cinco minutos para exponer, rebatir y cuestionarse entre ellos.

Dijo que el cuarto bloque enredaría las cosas con las preguntas cruzadas en lugar de propiciar que las candidaturas debatan sus propuestas y puedan terminar ideas, pues limitar las respuestas a unos segundos interrumpe el debate.

Por otra parte, Max Cortázar reiteró la exigencia de que se respeten los acuerdos, como el de que no puede haber consejerías en el set de transmisiones y deseó que todo salga bien, pues en el segundo debate se cortó la primera y última participación de Xóchitl Gálvez en la grabación por el canal de YouTube del Instituto.

Excélsior.