OPINIÓN: “La otra pandemia”, por David Medina

0
126

En el transcurso de estos casi dos años desde la declaración de situación de pandemia producida por SARS-CoV-2, en nuestro país se detonaron otros grandes problemas mismos que se intensificaron por las medidas de distanciamiento social y por supuesto por la muerte de miles de seres queridos.

Me refiero específicamente al casi medio millón de personas que decidieron acabar con su vida suicidándose, ademas de los más de 244,000 mil huérfanos que dejo este virus letal en nuestro país, acabando la vida de las madres, padres o tutores legales.

Y ni hablar de la deteriorada salud mental, producto de la violencia, hacinamiento, pobreza, falta de identidad que termina en cuadros graves de depresión, ansiedad y estrés.

La historia presente se resume fácil en cifras pero tiene un gran fondo que es urgente atender, puesto que solo es una bomba de tiempo que se alimenta para estallar en una nueva gran crisis del tejido social y que perneara sin duda en el México del futuro, tiene que ver además con la manera en que una nueva generación enfrentará los retos personales y sociales.

Tal pareciera que la causa de la viuda o del huérfano paso de moda o que la falta de identidad, al no poder contestar con claridad ¿quién soy? ¿Para que estoy aquí? No es trascendental, sin embargo la realidad nos dice todo lo contrario pues lo subversivo de nuestra sociedad esta vinculado plenamente no sólo con las condiciones sociales o de infraestructura sino además con nuestra condición personal, espiritual y psicoemocional y por supuesto con nuestra claridad de identidad.

Los científicos han desarrollado un término que permite englobar muchas de las conductas que podríamos desarrollar en lo sucesivo y se le conoce como trastorno de ansiedad social.

Hoy como nunca urgen acciones inmediatas para atener a las víctimas de esta pandemia y poner especial atención en la salud emocional de nuestro país, la paz, reconciliación e identidad clara nunca pasaran de moda y son la única fuente de estabilidad personal y social.

Pongamos manos a la obra, sociedad y gobierno que tenemos un gran reto enfrente me refiero a la atención de las víctimas de la otra gran pandemia para la que la vacuna sigue sin verse y de la que nadie quiere hablar.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here