Proponen incluir “ecocidio” en Código Penal Estatal: tala acabó con 17 mil has. de bosque

Proponen incluir “ecocidio” en Código Penal Estatal: tala acabó con 17 mil has. de bosque

Hasta el momento, la tala clandestina en Chihuahua provocó la pérdida de al menos 17,000 hectáreas de superficie boscosa y sus recursos naturales, por lo que en el último año se han aegurado a 25 personas y a 70 camiones involucrados, de acuerdo a la Fiscalía General del Estado (FGE).

La Universidad Nacional Autónoma de México estima que el 70% de la comercialización de productos de madera en el país, proviene de la tala ilegal, mientras que los estados más afectados por esta actividad ilícita son Chiapas, Oaxaca y Chihuahua.

En el estado, del 2020 al 2022 se iniciaron más de 63 carpetas de investigación, y se han arrestado a más de 25 personas en cateos en aserraderos, donde por lo menos dos establecimientos fueron asegurados por no contar con los permisos correspondientes para la manipulación y recepción de madera.

No obstante a ser conocida por su vasto desierto y ecosistema único, enfrenta una amenaza ambiental en crecimiento, que es el egocidio, el cual no está incluido en la legislación local.

Ante ello, el diputado del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Omar Bazán Flores, llevó el tema al Congreso del Estado, al proponer una reforma al Código Penal de Chihuahua, para incorporar el término y establecer sanciones jurídicas al respecto.

La iniciativa fue respaldada por el diputado Noel Chávez, y la bancada de Morena, y fue turnada a comisiones, para su análisis y posterior votación en el pleno.

“Chihuahua, con su belleza natural y biodiversidad única, se enfrenta al desafío ambientalista significativo de la ausencia de legislación sobre este tema de ecocidio, y destaca la necesidad de una urgencia de prevención, sobre todo para cuidar la riqueza natural de nuestro estado”, expusó el legislador Bazán Flores.

Recalcó que también es imperante proteger el bienestar de las comunidades locales, y la sustentabilidad ambiental con políticas públicas efectivas.

De esta manera, la iniciativa de decreto pretende agregar un artículo 351 bis, al Cóndigo Penal del Estado, para sancionar a “quien dolosamente cause un daño grave grave al ambiente, por la emisión de contaminantes, la relación de actividades riesgosas o la afectación de los recursos naturales”.

Con ello, se impondrá una pena de 5 a 12 años de prisión y una multa de 5,000 a 10,000 veces el salario mínimo, en unidades medias actualizadas, a quien “provoque la pérdida total o daño irreparable del ecosistema, que abarque una superficie de cuando menos 10 hectáreas”, detalla.

De igual forma, a quien provoque un daño al ecosistema, cuya afectación y su impacto duren por lo menos 4 meses, afecte el hábitat y en el que exista una especie, sobre todo en peligro de extinción, o cauce la contaminación de aguas y el suelo, al verter químicos.

Estas penas aumentan en un tercio, cuando el ecocidio sea cometido en áreas “de valor ambiental” o en áreas naturales protegidas, además de que las personas responsables estarán obligadas a la comparecencia y reparación íntegra del daño.

“Chihuahua alberga una diversidad de paisajes, desde un árido desierto, hasta las montañas de la Sierra Madre. Estos ecosistemas únicos, son hogares de variedad de muchas variantes de flora, fauna, y de adaptaciones”, recalcó el diputado.

Aunque la temática ambiental ha cobrado relevancia ante los planteamientos del cambio climático en todo el mundo, es crucial reconocer el vacío legal que hay en México para la protección de sus ecosistemas y extensión territorial, pues los esfuerzos de las instancias oficiales y legales involucradas, quedaron rebasados.

Por Heidi Rodríguez Reynoso.