Rechaza Congreso de Chihuahua reforma a la Ley de Amnistía

Rechaza Congreso de Chihuahua reforma a la Ley de Amnistía

A propuesta del diputado chihuahuense, Edgar José Piñón Domínguez (PRI), representante del Distrito XXI, con cabecera en Parral, el Pleno Legislativo exhortó al Congreso de la Unión para que “evalúe y considere rechazar” la propuesta de reforma a la Ley de Amnistía, que permita al Presidente de la República otorgarla de manera directa.

El legislador expuso que la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas define la amnistía como las medidas jurídicas que impiden el enjuiciamiento penal, y en algunos casos las civiles, contra ciertas personas o categorías de personas, con respecto a una conducta criminal específica cometida.

Indicó que en México, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en noviembre del 2020 se resolvió el primer caso, cuando los ministros de la Primera Sala ampararon a un hombre sentenciado a 7 años de cárcel por transportar marihuana.

No obstante, el objetivo es conceder el perdón a grupos en situación de vulnerabilidad, como personas indígenas, mujeres, jóvenes sin oportunidades de Educación, víctimas de discriminación, o personas en pobreza.

Detalló que uno de los artículos que establece la participación del ejecutivo federal para integrar la comisión que coordinará los actos para dar cumplimiento y vigilar la aplicación de la ley en los casos en que se considere que un hecho.

“No se trata de estar en contra de que las personas que se encuentran bajo un procedimiento penal tengan este tipo de beneficios, pero sí en contra de que se faculte solamente a una persona para otorgarlos, además consideramos que esta reforma trae violaciones a la constitución política de los Estados Unidos Mexicanos”, resaltó.

La iniciativa que el Congreso de Chihuahua rechazó, fue presentada el 3 de abril, para turnarse a las comisiones unidas de Justicia y de Estudios Legislativos, el 17 de abril ya se votaba en la Cámara de Senadores.

“Es arcaíco. Quieren darle una facultad exclusiva al Presidente, un poder a una persona, capaz de perdonar un delito a quien sea, por delincuencia organizada, trata de personas, feminicidio, violación, secuestro ¿Dónde queda el trabajo de los jueces, magistrados, ministerios públicos, abogados, defensores? Cada uno de estos mantiene un papel fundamental, en el proceso legal, y el otorgamiento de beneficios hacia la víctima”, advirtió Piñón Domínguez.

“Morena quiere un súper presidente. Pero un país no necesita presidentes fuertes, necesita instituciones fuertes”, asentó.

Lo anterior, abrió un debate en el Congreso local, donde diputados de Morena defendieron la perspectiva de que la reforma presentada por su Fracción en San Lázaro, servirá para evitar que se limite o imposibilice investigar, juzgar, condenar y reparar el daño causado a las víctimas, en muchos casos, como el de la matanza en Creel, Bocoyna, en 2008.

Georgina Bujanda Ríos, diputada del PAN, respaldó la propuesta del priísta, y reclamó que las justificaciones compartidas por las y los parlamentarios morenistas, son “tramposas y mentirosas, confunden la suspensión con lo que es una sentencia definitiva, para empezar”.

“Lo han señalado los expertos, y lo han señalado académicos en materia constitucional, no estoy hablando siquiera de colores partidarios, yo creo que liberar delincuentes es estar hablando de dar abrazos, no combatirlos, y perpetuar la impunidad”, comentó.

Pidió que la cámara revisora, el Senado, debe tomar en cuenta todas estas cuestiones, toda vez que el indulto es muy distinto a la amnistía, con base en diferencias jurídicas, además d eque es “un abuso” porque son facultades que están para el Congreso de la Unión.

“Pareciera que están jugando a convertir, en una monarquía absolutista, el presidencialismo mexicano…Ahí podríamos tener inclusive el indulto para conducir a impunidad a personas involucradas en delitos tan graves”.

Agregó que la pretendida reforma a la Ley de Amnistía es “un traje a la medida que parece encapsular perfectamente la esencia de morena, una indolencia hacia miles de víctimas en nuestro país”.

Explicó que la amnistía se basa en hipótesis generales y abstractas, mientras que el indulto requiere conocer a la persona, el delito, y la sentencia impuesta, además de que la primera exige la acción penal, y la segunda perdona la pena impuesta, pero no el delito, y requiere reparación del daño. “Quieren indultar con disfraz de amnistía, quieren extinguir completamente la acción penal, el indulto tiene parámetros claros como la evaluación positiva en el proceso de reinserción social y la no representación de peligrosidad para la sociedad, aquí (la iniciativa propuesta) es sin parámetros y a completa discrecionalidad, quieren indultar con disfraz de amnistía”, insistió.