Se podrá recibir pensión compensatoria tras divorcio, pese a separación de bienes

Se podrá recibir pensión compensatoria tras divorcio, pese a separación de bienes

Por unanimidad, el Poder Legislativo del Estado de Chihuahua reformó el Código Civil del Estado, en materia del otorgamiento de pensión compensatoria, en los casos de disolución del vínculo matrimonial y concubinato, cuando alguna de las partes quede en desventaja económica, propuesta en su inicio por la diputada Ivón Salazar Morales (PRI), como una modificación histórica socialmente, y que confrontará la decisión de los jueces cuando en un futuro lleven estos casos.

La diputada Jael Argüelles Díaz (Morena) explicó que el objetivo es prevenir que mediante este trámite civil, se vulneren derechos humanos bajo la perspectiva de género, toda vez que la pensión compensatoria se relaciona con el derecho de acceso a una vida digna, en la hipótesis que el divorcio coloque a uno de los cónyuges en desventaja económica que le impida el acceso a un nivel de vida adecuado.

Gustavo de la Rosa Hickerson (Morena), argumentó en su voto razonado que esta reforma aborda y «trata de resolver uno de los problemas más graves, más terribles, que oprimen a la mujer que en el pacto inicial de establecerse como pareja en un concubinato o en matrimonio deciden que el hombre estará en las actividades de económicas de producción de recursos para sostener a la familia y que la mujer estará a cargo del hogar».

Observó que durante su carrera como abogado, vi el resultado de estas uniones bajo separación de bienes, cuando terminan en divorcios, sobre todo en las familias con ingresos económicos altos, en los que la mujer abandona su carrera o negocios, para cuidar a las hijas e hijos, y luego de décadas, al divorciarse a los 60 años, carece de un trabajo o patrimonio del cual subsirtir.

«Faltará que los jueces decidan y se atrevan a tocar los patrimonios de los grandes negociantes», indicó el legislador.

A su vez, la diputada Isela Martínez Díaz (PAN), felicitó a la diputada iniciadora Ivón Salazar Morales: «hoy hacemos historia, de verdad, hoy le hacemos justicia a muchas muchas mujeres que dedican su vida a educar a su familia, a cuidar sus hogares, y por las circunstancias que sean y en las circunstancias que sean, terminan un matrimonio y se ven en una situación de desventaja económica».

La reforma aludida quedó de la siguiente manera:

Artículo 268 Bis. En la disolución del concubinato o del matrimonio contraído bajo el régimen de separación de bienes, cualquiera de las personas concubinarias o cónyuges que haya realizado, preponderantemente, trabajo del hogar consistente en tareas de administración, dirección, atención del mismo o cuidado de la familia de manera cotidiana, y que debido a ello, se encuentre en desventaja económica respecto de la otra parte, tendrá derecho a la repartición de los bienes adquiridos durante el matrimonio o el concubinato hasta por el cincuenta por ciento; y en los casos en que proceda, el otorgamiento de una pensión compensatoria.

La autoridad jurisdiccional habrá de resolver con perspectiva de género, atendiendo al tiempo que duró el matrimonio o el concubinato; al tiempo que tome resarcir el desequilibrio económico entre las partes; los bienes con que cuenten los cónyuges; la custodia de la descendencia; y las demás circunstancias especiales de cada caso.

La obligación de otorgar una pensión compensatoria, surge ante un acreedor que, como consecuencia del divorcio, se encuentra en una situación evidente de desequilibrio económico.