Texas impugna medida para dar libertad condicional a los migrantes en custodia del gobierno de EU

Texas impugna medida para dar libertad condicional a los migrantes en custodia del gobierno de EU

El fiscal general del estado de Texas, el republicano Ken Paxton, presentó este viernes una demanda contra una medida aprobada hace dos días por el gobierno del presidente de Joe Biden, que permitiría la liberación de algunos migrantes mientras esperan la finalización de sus trámites.

“El programa promulgado por el Departamento de Seguridad Nacional el 10 de mayo, permite a la Administración ‘poner en libertad condicional’ a extranjeros ilegales en Estados Unidos sin ni siquiera emitir un aviso de que están obligados a comparecer ante un juez de inmigración”, aseguró Paxton en un comunicado.

Según el fiscal republicano, la nueva norma “en lugar de dar a los extranjeros ilegales una fecha de comparecencia ante un tribunal antes de ser puestos en libertad, simplemente pide que los migrantes en situación irregular den una dirección postal y prometan presentarse en un centro del servicio de aduanas (lCE) en un plazo de 60 días para pedir una cita con el tribunal de inmigración”.

Esta demanda se produce poco después de que la Casa Blanca calificara de sabotaje la resolución de un juez de Florida que ya ha ordenado la suspensión de la medida.

En su rueda de prensa diaria, la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, describió este viernes como dañina esa disposición judicial y anticipó que el Departamento de Justicia lidiará con ella.

“Vamos a usar las herramientas de las que disponemos para tratar este asunto”, dijo la portavoz, al tiempo que instó al Congreso del país a actuar para solucionar la situación migratoria.

El juez federal de Florida, Kent Wetherell, ordenó el jueves al gobierno de Joe Biden, detener temporalmente una medida que permitiría la liberación de ciertos inmigrantes que ingresaron por la frontera mientras esperan el trámite.

El fallo responde a una demanda del gobierno de Florida que afirma que las autoridades estaban ignorando una ley federal que exige que los inmigrantes que ingresen irregularmente al país sean detenidos.