Cuando el Gobierno dejó ir a los Arellano Félix

0
51

En un artículo publicado por El Universal, se recuerda un pasaje de la historia reciente de México, cuando autoridades federales dejaron escapar a los hermanos Arellano Félix.
Fue en 1993 cuando el entonces titular de la PGR, Jorge Carpizo, no detuvo a los capos pese a tenerlos ubicados en la Nunciatura Apostólica de la Ciudad de México.
El 13 de diciembre del año en mención, se reunieron, el primer nuncio apostólico de México, Girolamo Prigione y los hermanos Arellano Félix para aclarar que ellos no habían participado en el asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, ocurrido meses antes en el aeropuerto de Guadalajara.
Prigone era intermediario para hablar con el presidente Salinas de Gortari sobre el asesinato del religioso. El titular de la PGR supo del encuentro pero no hizo nada por detenerlos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here